Red Iberoamericana de Investigación en Imaginarios y Representaciones (RIIR)

Inicio » Sin categoría

Archivo de la categoría: Sin categoría

Imaginación o barbarie Nº 21. Llamada de textos: Coronavirus y nuevos esquemas de sentido. Coordina: Felipe Andrés Aliaga Sáez y Javier Diz Casal

Nº 21. Coronavirus y nuevos esquemas de sentido.

Este será el Nº 21 de Imaginación o barbarie, el boletín de la Red Iberoamericana de Investigación en Imaginarios y Representaciones (RIIR) editado en Bogotá D.C., Colombia por la Universidad Santo Tomás, Facultad de Sociología, con ISSN 2539-0589 (en línea). Se trata de un monográfico que será publicado en junio de 2020.

PRESENTACIÓN:

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha clasificado el covid-19 como una pandemia, declarando el estado de emergencia internacional, dado que es una enfermedad que se ha extendido por varios países del mundo de manera simultánea contagiando y resultando letal para miles de personas. Los países están adoptando una serie de medidas de contención del contagio y tratamiento de los enfermos, desde el aumento de la capacidad en los sistemas sanitarios hasta el cierre de las ciudades y países, confinando a la población en un aislamiento obligatorio. Lo que se ha denominado “distanciamiento social” ha generado una serie de cambios en los patrones de la vida cotidiana y la interacción entre las personas, desde las rutinas básicas de compra de alimentos, cancelación de actividades laborales y de educación, disminución del contacto con personas en espacios públicos, medidas de higiene extrema en el transporte público, entre otros aspectos que hacen que los esquemas de sentido de la realidad estén en un proceso de afectación y transformación.

Este proceso de adecuación (procesos de emergencia y decadencia) de la vida cotidiana ha llevado a pensar o repensar los imaginarios sociales sobre los lugares o roles que deben tener ciertos actores, sistemas y procesos políticos, económicos y sociales, tales como los gobiernos supranacionales, nacionales y locales; la salud pública y los sistemas de protección a los más vulnerables; las formas de empleo formal e informal; la educación y las Tics; las fronteras y las migraciones internacionales; el sistema capitalista y la geopolítica mundial; la familia como espacio normativo y protector; las organizaciones benéficas y la acción humanitaria; el comercio electrónico y el transporte de mercancías; el ocio y el deporte; entre otras múltiples dimensiones de la realidad contemporánea. 

Las conexiones globales en las formas de uso y manejo de la tecnología y la ciencia, dejan grandes interrogantes sobre la perdurabilidad de la especie humana en el futuro. Lo cual sin duda ha despertado el miedo y  ha aumentado las dosis de incertidumbre frente al devenir del propio mundo y las formas de control y poder que afectan las relaciones sociales a gran escala, así como la vida íntima de las personas.

Son diferentes los cambios en los patrones de vida que esta epidemia está llevando consigo y de la misma manera cuestionamientos ontológicos y reflexiones colectivas sobre los valores de solidaridad, empatía y cuidado mutuo; así como el individualismo y egoísmo que afecta a las sociedades capitalistas. Desde diferentes perspectivas teóricas son múltiples los actores que están abriendo el espacio al debate en todos los campos del conocimiento. Con este llamado, invitamos a investigadores de diferentes disciplinas para que nos hagan llegar sus análisis, reflexiones y perspectivas críticas sobre los nuevos esquemas de sentido que abre la irrupción de este virus en el mundo.

*Publicación en junio (fecha de recibo de textos máximo junio día 1)

Llamada de textos: Nº 21. Coronavirus y nuevos esquemas de sentido.

N. º 20.- América Latina en llamas: malestar social, movilizaciones, estallidos sociales

Estimadas compañeras y compañeros. Aunque ciertamente el recorrido es un poco más largo todavía, podemos decir que el boletín Imaginación o barbarie cumple 3 años este mes desde que sacamos nuestro nº 1º en marzo de 2017. En esta ocasión queremos compartir el maravilloso trabajo de coordinación llevado a cabo por Alejandro Osorio y el de edición llevado a cabo por Javier Gallego ambos integrantes del Equipo Editorial de Imaginación o barbarie y fruto de vuestro interés.

América Latina se encuentra en llamas: malestar social, movilizaciones, movimientos y estallidos sociales configuran un complejo escenario sociopolítico en distintos países de la región. La crónica situación de pobreza y desigualdad, el fracaso de políticas neoliberales, el déficit de las instituciones para incluir a las mayorías en las decisiones políticas, los reiterados casos de corrupción de autoridades, los abusos por parte de las clases dirigentes, entre muchos otros factores, han contribuido sistemáticamente a la activación de un “volcán social” que parecía extinguido luego de “exitosas” transiciones a la democracia en el continente. Diversos informes internacionales como Latinobarómetro, PNUD, LAPOP, entre otros, daban cuenta de cómo la democracia se caía a pedazos en la región, sin que ello implicara algún impacto o cambio de rumbo en quienes llevan por largo tiempo tomando las decisiones que involucran a grandes masas de ciudadanos.

Esta distribución del poder puede estar cambiando y las ciudadanías y pueblos latinoamericanos parecen estar despertando de un prolongado letargo. Los motivos de estas irrupciones todavía son materia de análisis y reflexión, por lo que se requiere con gran necesidad del involucramiento del mundo intelectual en la preocupación sobre esta coyuntura que aún tiene un resultado incierto.

Inauguramos la sección gráfica con una fotografía en la portada, cedida por Felipe PoGa y una nueva sección, Pictópos Koinós, en la que incluimos una fotografía de David Manuel Robles. Agradecemos a nuestros colaboradores por su participación en este número y esperamos que sea una buena fuente de lectura para todos.

N. º 20.- América Latina en llamas: malestar social, movilizaciones, estallidos sociales Marzo de 2020

3er Workshop internacional octubre 2020

SE AMPLIA PLAZO DE RECEPCIÓN DE RESÚMENES al 15 de ABRIL de 2020 REGISTRATE AQUÍ

Imaginación o barbarie Nº 21. Llamada de textos: movimientos sociales y creatividad. Coordina: José Angel Bergua Amores.

0001-copia

Nº 21. Movimientos sociales y creatividad.

Los movimientos sociales son agentes colectivos que intervienen en la actividad política, aunque no tengan una relación directa con sus principales actores (estado, partidos políticos, sindicatos, grupos de presión, etc.), con la intención de provocar o impedir ciertos cambios de muy distinta naturaleza. Gran parte de esos cambios tienen como objetivo afrontar situaciones de vulnerabilidad que generan incertidumbre en los afectados. Con su actividad, para ser efectivos, los movimientos sociales se verán obligados a ser creativos, tanto respecto a las formas organizativas que les permiten aparecer y sostenerse, como a los discursos utilizados para realizar diagnósticos y proponer soluciones, pasando por los recursos movilizados para facilitar todo lo anterior. Dicha creatividad consiste en la (re)utilización de dispositivos provenientes tanto de la trama institucional como de la base social informal proporcionándoles nuevos sentidos.

En el plano del análisis, los científicos sociales deben dar la talla ante esas creaciones colectivas siendo ellos igualmente creativos respecto al repertorio de teorías y métodos que habitualmente utilizan. Si no hay tal creatividad, los científicos no podrán entender nada. Si son creativos permitirán que sus disciplinas crezcan en complejidad. Del mismo modo, en el plano político el sistema y sus actores centrales debieran dar la talla siendo también creativos respecto al conjunto de ideologías, métodos de participación, formas de resolución de conflictos que acostumbran a usar, etc. Si no hay tal creatividad, la política institucional no podrá gestionar nada. Si son creativos, los políticos permitirán que la política esté a la altura de la riqueza y complejidad de lo social. En definitiva, los movimientos sociales son un estímulo para que la sociedad se piense a través de la ciencia y se construya a través de la política de un modo creativo.

Con este llamado, invitamos a científicos y activistas con experiencia en la investigación y participación en los movimientos sociales para que nos hagan llegar casos en los que aborden la creatividad del propio movimiento social, de la reflexión científica que le presta atención y de la praxis política institucional que se ve interpelada. Los textos tendrán una extensión no inferior a 1500 palabras con el siguiente formato: Fuente, Courier New; tamaño, 12; márgenes, normal; sangría, primera línea 0,5; interlineado, 1,5; espaciado posterior, 10; y texto justificado. El título se escribirá en negrita sin comillas (“) y al final se añadirá una reseña del autor no superior a 100 palabras junto con una foto de l@s autor@s. Se hará llegar a José Angel Bergua Amores (jabergua@unizar.es) antes del 30 de Abril incluyendo en el asunto “creatividad y movimientos sociales”. Para más información consulta nuestras directrices.

*Publicación en junio (fecha de recibo de textos máximo abril 30)

Llamada de textos: Nº 21. Movimientos sociales y creatividad.

Imaginación o barbarie Nº 20. Llamada de textos América Latina en llamas: malestar social, movilizaciones, estallidos sociales. Coordina: N. Alejandro Osorio Rauld.

0001-copia

América Latina en llamas: malestar social, movilizaciones, estallidos sociales.

Coordina: N. Alejandro Osorio Rauld.

Este será el Nº 20 de Imaginación o barbarie, el boletín de opinión de la Red Iberoamericana de Investigación en Imaginarios y Representaciones (RIIR) editado en Bogotá D.C., Colombia por la Universidad Santo Tomás, Facultad de Sociología, con ISSN 2539-0589 (en línea). Se trata de un monográfico que será publicado en marzo de 2020.

PRESENTACIÓN:

América Latina se encuentra en llamas (in flames): malestar social, movilizaciones, movimientos y estallidos sociales configuran un complejo escenario sociopolítico en distintos países de la región. La crónica situación de pobreza y desigualdad, el fracaso de políticas neoliberales, el déficit de las instituciones para incluir a las mayorías en las decisiones políticas, los reiterados casos de corrupción de autoridades, los abusos por parte de las clases dirigentes, entre muchos otros factores, han contribuido sistemáticamente a la activación de un “volcán social” que parecía extinguido luego de “exitosas” transiciones a la democracia en Latinoamérica. Varios informes internacionales como Latinobarómetro, PNUD, LAPOP, entre otros, daban cuenta de cómo la democracia se caía a pedazos en la región, sin que ello implicara algún impacto o cambio de rumbo en quienes llevan por largo tiempo tomando las decisiones que involucran a grandes masas de ciudadanos.

Esta distribución del poder puede estar cambiando y las ciudadanías y pueblos latinoamericanos parecen estar despertando de un prolongado letargo. Los motivos de estas irrupciones sociales todavía son materia de análisis y reflexión, por lo que se requiere con gran necesidad del involucramiento del mundo intelectual en la preocupación sobre esta coyuntura que aún tiene un resultado incierto.

En este contexto, se invita a todo el mundo, como siempre, a enviar propuestas que presenten aportes desde diferentes contextos, países y regiones, con el objetivo de publicarlas como columnas de opinión en este monográfico sobre política y sociedad.

CALL IMAGINACIÓN O BARBARIE nº 20

Nº 19. Monográfico Repensar la Educación: reflexiones y propuestas

Querida gente de la RIIR, para cerrar este 2019 y desearles lo mejor para los años venideros, especialmente para aquellas personas que habéis pasado por dificultades, enfermedades o pérdidas, queremos compartir con ustedes el último boletín de este año. También con especial intención hacia las compañeras y compañeros que se han visto sometidos, en cierto sentido, a la barbarie, en ocasiones gubernamental, abierta o subrepticiamente y se encuentran en una situación de incertidumbre.

Se trata de una propuesta coordinada por Diego Apolo, Luis Alberto D’aubeterre y Miguel Romero que lleva por título “Repensar la Educación: reflexiones y propuestas” en donde se ha pretendido y se ha conseguido reflexionar acerca de los procesos de enseñanza-aprendizaje que sostienen a la educación que conocemos hoy en día, así como de otros elementos de vital importancia en términos de didáctica y pedagogía.

Como siempre, agradecemos enormemente su interés y vaticinamos un años lleno de interesantes propuestas, muchas gracias.

Monográfico Repensar la Educación: reflexiones y propuestas

En esta ocasión Imaginación o Barbarie presenta reflexiones sobre el acto educativo y algunos de los sujetos y elementos que en él intervienen. Voces diversas presentan análisis sobre aspectos curriculares, miradas a las políticas públicas de sus regiones, el papel de las universidades, la presencia de lo intercultural, el ejercicio docente, las representaciones sobre la calidad educativa y la inclusión de tecnologías en la educación, por mencionar algunos… revelando algunas propuestas para repensar la educación.

No es una tarea fácil ya que no hay recetas infalibles. En la educación convergen distintos actores, mediaciones, necesidades que no siempre son bien interpretadas, se adoptan modelos que, muchas veces, no tienen en cuenta el contexto y se busca dar visibilidad a resultados que apuntan a la ‘calidad’. Es un tema que no se agota y que merece que volvamos sobre él tantas veces como sea posible, por cuanto hay componentes dinámicos y cambiantes, como lo es todo en este mundo contemporáneo.

Aprovechamos, y es un motivo de orgullo, para hacer una reivindicación de la figura de Manuel Lizcano, filósofo y sociólogo de la cultura, con textos del filósofo José Antonio Abellán y de Emmánuel Lizcano.

Agradecemos a nuestras personas colaboradoras por su participación en este número y esperamos que sea una buena fuente de lectura para todos.

N. º 19.- Monográfico Repensar la Educación: reflexiones y propuestas Diciembre 2019

Equipo editorial Imaginación o barbarie.

columnasopinionriir@gmail.com

Reconocimiento a Emmánuel Lizcano

 

Manuel Lizcano Pellón (Madrid, 1921-2004), filósofo y sociólogo de la cultura, es una de las figuras más independientes y originales de la acción social y del pensamiento español del último medio siglo XX. Quizá precisamente por ello sea también una de las más desconocidas. Expulsado de la universidad por el régimen anterior, estudió en París con Edgar Morin y Henri Desroche. Procedente de la militancia obrera católica duranto los años más difíciles del franquismo, fue contribuyó a fundar el Frente de Liberación Popular (FELIPE) y promovió el diálogo entre los sectores más abiertos del anarcosindicalismo, que por entonces empezaba a abandonar las cárceles, del obrerismo cristiano y del sindicalismo oficial. En 1969 creó el Instituto de Sociología y Desarrollo del Área Ibérica (ISDIBER), una isla de pensamiento libre que desarrolla un programa de posgrado orientado hacia fundamentalmente hacia Iberoamérica. Editó la revista Comunidades y organizó los primeros Foros Iberoamericanos (Bogotá, 1973; La Rábida, 1975), precursores de las actuales Cumbres Iberoamericanas. Su sueño de un paniberismo comunalista y libertario, que se había ya esbozado en sus libros La revolución comunal y El nuevo proyecto español, se expone póstumamente en Tiempo del sobrehombre y en los monográficos a él dedicados por la Revista Iberoamericana de Autogestión y Acción comunal y la Antología editada por la AECID.

TIEMPO DEL SOBREHOMBRE

Portada_page-0001

Tiempo del sobrehombre (Sepha, Málaga, 2010), la obra cumbre de Manuel Lizcano Pellón, es una impresionante reelaboración de las categorías del pensamiento, la historia y la experiencia humanas, que pivota sobre tres ejes conceptuales: la comunalidad, el hispanismo y lo ab-soluto. El primero, la comunalidad, prefigura, aunque también desborda, el actual neo-comunitarismo, al hacer de las formas comunales de convivencia la clave interpretativa de la vida social y, en particular, la de las sociedades que se expresan en lengua española y portuguesa; el levantamiento comunero y su hibridación con las formas comunales indígenas que encuentra en América, las juntas populares contra Napoleón y los afrancesados modernos, los populismos iberoamericanos o las colectivizaciones anarquistas durante la última guerra civil en España son así claves fundamentales para una reinterpretación integral de la historia de lo hispano en la península y en América. El segundo, el hispanismo precisamente, postula la existencia de una modernidad alternativa a la burguesa que acabaría resultando dominante, una modernidad propia en la que las figuras de Ibn Jaldún, Gracián, Juan de la Cruz, Don Quijote, Unamuno y el pensamiento venido de América juegan un papel equivalente al de Descartes, Galileo, Hobbes o Rousseau en la que se autodenominó como ‘la modernidad’ a secas, relegando a cualquier otra orientación histórica a percibirse a sí misma en términos de atraso respecto a ella. El tercero, lo ab- soluto (lo suelto-de-todo), hace referencia a la radical falta de fundamento en sí mismo de cualquier ámbito del pensamiento y de la experiencia humanas, tanto personal o íntima como comunal o colectiva. Por eso, en el campo del pensamiento el logos se desborda en el nous y los conocimientos a que lleva el primero (desde la filosofía hasta las diversas ciencias) han de sumergirse en una noología a la que ya apuntarían la mística y las distintas sabidurías. Y, en el campo de la experiencia, lo ab-soluto se manifiesta en las figuras del an-arjos y del u-topos, en las que las formas de vida – respectivamente biográficas e históricas- se revelan en su plenitud precisamente en aquello que las suelta del imperio de las leyes y de las determinaciones, en su potencia de ensoñación de la realidad: su tiempo es el tiempo del sobrehombre.

Estos tres ejes se van desgranando y engranando entre sí en la obra hasta ofrecer una revisión crítica -y una vasta reinterpretación- de las categorías sociológicas, de la

historia de la filosofía y de la propia historia de los pueblos de habla española y portuguesa. Esta reinterpretación, radicalmente original en los dos sentidos del término, apunta a la imperiosa exigencia de pensarnos, los hispanos, desde nosotros mismos e ir dejando de hacerlo desde categorías que tan a menudo nos son ajenas, cuando no abiertamente hostiles.

Un proyecto tan ambicioso como original no podía dejar de hacer frente a dos cercos o bloqueos con los que se manifiesta en permanente tensión. Uno es el cerco del lenguaje político y académico dominante, que el autor percibe como un corsé que de continuo le traiciona y que, por tanto, ha de reelaborar en profundidad sin dejar por ello de  mantener con él un tenso y permanente diálogo. El resultado es un discurso riguroso que hilvana, primorosamente, elaborados neologismos conceptuales con formas expresivas poéticas y populares, aunando así en él las dos sensibilidades –intelectual y popular-  que en todo momento el autor quiere mantener y animar en toda su viveza. El otro es el cerco del propio mundo académico, que le expulsó de sí ya en sus primeros pasos. Al igual que con el lenguaje, el autor parece hacer de la necesidad virtud y, sin dejar de mantener un fértil y apasionado diálogo con cada nueva producción intelectual de importancia, logra proponer un pensamiento cuyas originalidad, libertad y radicalidad nunca hubieran sido posibles desde el seno de las instituciones académicas.

E. L.

Mi amistad con Manuel Lizcano

Por José Luis Abellán

Mi conocimiento de Manuel Lizcano tuvo lugar durante los años en que él fundó el ISDIBER (Instituto de Sociología y Desarrollo del Área Ibérica); esos años vinieron a coincidir con la fundación del CEISA (Centro de Estudios e Investigaciones Sociológicas), por José Vidal Beneyto. Estábamos, pues, en la misma onda. Personalmente, colaboré de forma más próxima con la segunda de las instituciones mencionadas, pero se afianzó a su vez mi amistad con Lizcano, con quien mantuve lazos de amistad basados en la común preocupación por América Latina y una inclinación compartida por los planteamientos del anarco-comunitarismo. Manuel Lizcano era un libertario confeso y convicto y su defensa radical de la “comunidad de los libres” se movía en esa línea; en realidad, consumió su vida en una fundamentación filosófica de esa opción. De forma muy especial, en los últimos años –consciente sin duda de que le quedaba poco tiempo- se dedicó a redactar una trilogía –inconclusa- cuyos planteamientos ya se hacen explícitos en el primer tomo de la misma: La revolución comunal: hacia una nueva comunidad iberoamericana. La lectura e influencia de Diego Abad de Santillán y de Martín Buber están muy presentes en su pensamiento, autores que también leí yo y dejaron una honda huella en mi pensamiento.

Manuel Lizcano era muy consciente de que en España habíamos tenido una “modernidad” propia, muy alejada de la centroeuropea; en esa “modernidad” se adelantaban principios de lo que ahora se llama “posmodernidad”, y por eso es una posibilidad abierta con una enorme potencialidad de futuro. Eran planteamientos comunes a los que inspiraron la redacción de mi Historia crítica del pensamiento español; era ésta una obra que él consultaba con frecuencia y sobre la que recaían a menudo nuestras conversaciones. Nos veíamos poco, pero las veces que lo hacíamos nuestras conversaciones eran largas y fructíferas; a veces tres y cuatro horas seguidas de las que salíamos remozados.

A él le gustaba hablar con frecuencia –aludiendo a la suya- de la “generación perdida”, y yo me sentía inmerso en ella, aunque soy algo más de una década más joven que él. Sin embargo, no estaba de acuerdo con el adjetivo de “perdida”, pues nuestra generación no lo estuvo: jugó un papel esencial en la recuperación de la democracia por

vías pacíficas. Él fue un luchador antifranquista, como yo mismo, y en esa lucha consideró que la sociología debía jugar un papel trascendental. Si la guerra civil fue un hecho irracional, que engendró una sociedad basada en la irracionalidad, dábamos por seguro que había que introducir pautas de análisis racional de la situación, y para ello nada más útil que introducir los estudios sociológicos en España. Nadie mejor preparado que él para ello. En los años cincuenta había estudiado en París, dentro de los cursos del CNRS, donde se relacionó con Henri Desroche y con Edgar Morin, que dejaron importante huella en su pensamiento. Los cursos de Sociología de las Religiones que allí siguió dejaron huella en sus planteamientos renovadores de un catolicismo tradicional que él había mamado en su infancia. Racionalizó sus creencias que desde entonces se movieron en planteamientos muy próximos a lo que luego sería  el Concilio Vaticano II. Lizcano fue un católico moderno y progresista, muy alejado de los intereses de poder y dominación de la Iglesia española tradicional.

Esto le acercó a los planteamientos filosóficos de Xavier Zubiri; los últimos años de su vida fueron de lectura y reinterpretación de las doctrinas zubirianas. Basado en éstas hizo una profunda revisión de la filosofía tradicional, donde el logos –y la “razón pura” en particular- habían ejercido una función de aprisionamiento del ser humano.  Los planteamientos anarquistas de su juventud vuelven por sus fueros llevándole a actitudes muy críticas. La vieja idea de una “comunidad de libres” retoma fuerza y encuentra en la filosofía zubiriana un fundamento filosófico inédito. Es ahí donde toma pie la idea de una “noología del sobrenombre” con carácter de necesidad; mediante ella es posible superar la prisión del logos. A la clausura del logos le sustituye la apertura del nous, mediante la cual la condición humana se abre a lo ab-soluto. Es ahí donde se fundamenta la idea del hombre como “libre sustantivo”, donde la libertad ya no es adjetivo –“hombre libre”-, sino una realidad substantiva que se realiza como tal en el seno de una comunidad de hombres como seres libres, única donde todo hombre puede adquirir el sentido de su vida.

No; no fue una “generación perdida” la de Manuel Lizcano; al contrario, fue una generación necesaria, con la que las actuales generaciones tienen una deuda impagable. Vayan estas afirmaciones en reconocimiento de justicia a su vida y a su obra y como recuerdo de la amistad que nos unió durante tantos años.