Red Iberoamericana de Investigación en Imaginarios y Representaciones (RIIR)

Inicio » Sin categoría » Manifiesto contra la violencia, el abuso y la guerra. Por un mundo no binario y un tiempo presente sin reinos feudales

Manifiesto contra la violencia, el abuso y la guerra. Por un mundo no binario y un tiempo presente sin reinos feudales

Con soporte del espacio imaginario Imaginación o Barbarie, las personas que a la postre aparecemos, queremos rechazar la violencia, el abuso y la guerra, así, sin medias tintas ni peros.

Las medias tintas dotan de la suficiente ambigüedad a grandes abanderadas del pensar para sostener un discurso que permite argüir una justificación para la violencia, el abuso y la guerra. Necesariamente esto siempre se hace en clave diversa, ser de una u otra manera siempre ha de equivaler forzosamente a posicionarse en un bando. Rechazamos esto porque lo que condenamos es la violencia, el abuso y la guerra. Los peros dan pábulo a la tibieza, a la indiferencia que procura el televisor, a las largas listas de argumentos, a las hemerotecas y, en definitiva, a la justificación de esto que estamos rechazando y nosotras rechazamos justificarlo en parte porque lo hacemos de manera contundente e integral, de forma atinente a todas y cada una de las variables que avivan el odio y nos acercan al belicismo.

Las personas que a la postre aparecemos, queremos rechazar la manipulación, el oportunismo y la barbarie que implica vernos sometidos a una concepción del mundo que esboza un siempre peligroso “ellos y nosotros”, que nos arroja a una desgracia de sistema feudal en el cual, los señoríos -que son las peligrosas personas mandatarias- se creen dueños del sino de las gentes, que somos todas nosotras.

Rechazamos enérgicamente las pretensiones de quienes están encantadas con una presentación de la realidad mundial como binaria y hacen de ello su máxima acusando a diestro y siniestro de pertenecer a una de las partes o, lo que parece ser todavía peor: de no pertenecer a ninguna. Condenamos la violencia que implica arrojar a las gentes a una posición que en absoluto es asumida desde las bases poblacionales. Rechazamos el abuso de la relatividad y el uso del etnocentrismo como medio para cercenar la reprobación de la guerra. Repulsamos la equidistancia de lo binario mundial, de lo único o de lo que es presentado como desde un sostén otorgado por inspiraciones divinas y también la figura de aquellos líderes que son actores destacados de crímenes contra la humanidad y cuentan con miles, decenas y centenares de miles de muertes a sus espaldas en términos de responsabilidad, ahora, todas tenemos una pequeña parte de responsabilidad. Nosotras queremos tomar parte de esa responsabilidad para manifestarnos contra la violencia, el abuso y la guerra y lo hacemos conscientes de que la paz es la única manera de hallar la paz.

Las personas que a la postre aparecemos, rechazamos la amenaza nuclear y el uso de armas de estas características como elementos de disuasión. El planteamiento de que lo nuclear no hace sino que asegurar el bienestar de las gentes lo hace por medio de una ilusión transitoria que es la de obviar que el poder, como dice Foucault, no se posee, solo se sostiene y cambia de manos, ningunas son buenas para sostener la posibilidad de acabar con la vida en el Mundo. Por tanto, el planteamiento de la existencia de armas nucleares atenta contra la vida de todas. Condenamos la escalada verbal belicista en términos nucleares y recordamos que somos responsables de garantizar un planeta sano, seguro y en el que se pueda vivir para las generaciones venideras, para nuestras hijas e hijos, para las suyas, para esa gente para la que seremos solamente un suspiro y, cuando las sociedades futuras hablen de nuestra historia, puedan proclamar que la barbarie cedió y el sinsentido de la guerra, como tan acertadamente indica Pinker, siguió menguando hasta el punto de perder cada vez más todo sentido, para, quizá en algún momento, verse reducida a la mínima expresión.

Las personas que a la postre aparecemos, nos posicionamos abiertamente en apoyo de los procesos de descolonización y por ello condenamos aquellos actos de Estados terceros que amenazan estos procesos de desarrollo identitario y privan de determinación a las gentes. Apuntamos y sostenemos lo que dice Baeza sobre las manipulaciones intencionadas y violentas de la memoria, a través del olvido y la omisión que procura la grave realidad de las implicaciones de la guerra para las generaciones que vienen. Nos oponemos a las injerencias de los Estados sobre el porvenir de otros. Nos acogemos también a la Declaración Universal de los Derechos Humanos y a su constante implementación y evolución hacia lo vinculante.

Las personas que a la postre aparecemos, condenamos la invasión de Ucrania por parte de la Federación de Rusia, y:

  1. Manifestamos nuestra solidaridad incondicional al pueblo ucraniano.
  2. Apoyamos las palabras de Boaventura de Sousa cuando dice: la soberanía de Ucrania no puede cuestionarse. La invasión de Ucrania es ilegal y debe ser condenada.
  3. Suscribimos que las grandes potencias mundiales tienen el deber de promover un mundo en pacífica convivencia.
  4. Manifestamos la necesidad de que se respeten los Derechos Humanos, el Derecho Internacional, la Cultura de Paz, el cuidado del medio ambiente; y, la vida sobre todas las cosas.
  5. Avalamos el posicionamiento de un mundo en el cual el poder es sostenido por una pluralidad.
  6. Condenamos enérgicamente el asedio del ejército de la Federación de Rusia a las ciudades ucranianas, el bombardeo de edificios y de zonas civiles y la utilización de material bélico altamente demoledor como las bombas de racimo o las de vacío.
  7. Manifestamos que no existe justificación para imponer un orden imaginario a base de asesinatos sobre la población y de crear flujos de personas refugiadas.
  8. Subrayamos la necesidad de comprender que una negociación se ha de hacer en igualdad de condiciones y libre de amenazas bélicas.
  9. Queremos condenar el fascēs que mueve la guerra y que procura el sometimiento de las gentes bajo un paraguas nacionalsocialista de culto al desprecio hacia el Otro.
  10. Finalmente, las personas que a la postre aparecemos queremos recoger el sufrimiento de las personas que se están viendo involucradas forzosamente en la guerra, denunciarlo y sostenerlo para visibilizarlo. Rechazamos enérgicamente la agresión bélica de la Federación de Rusia a Ucrania y la guerra y condenamos los crímenes de lesa humanidad que se están cometiendo.

Carlos Vera Abed

José Ángel Bergua Amores

Manuel Antonio Baeza Rodríguez

Francisco Mendoza Moreira

Luz Pargas

Andrea Marina D’Atri

Felipe Andrés Aliaga Sáez

Daniel Rodríguez Gallego

Daniel Omar Roberto

Rafael Giovanny Jorge León

Tomás Villarreal D’ Atri

Carlos Juan Schulz

Óscar Fernando Basulto Gallegos

Grace Benalcazar Zambrano

José Carlos Fernández Ramos

Eder Orlando López Castro

José Antonio Cegarra Guerrero

Edith Esmeralda Reyes Santos

Shirley Monteiro

Carlos Aldana Loayza

Javier Diz Casal

Sindy Paola Díaz Better.

*Actualizado Marzo 9 de 2022

* A través del presente, puede suscribirse como firmante del Manifiesto editado por Imaginación o Barbarie. Marzo 2022

Manifiesto contra la violencia, el abuso y la guerra. Por un mundo no binario y un tiempo presente sin reinos feudales

 http://forms.gle/k485qMNudzu5z8gN7


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Páginas

A %d blogueros les gusta esto: